El sueño y la melatonina

Molecula2

La melatonina es una hormona natural producida en el cerebro por la glándula pineal. Las concentraciones de melatonina varían a lo largo del día, siendo reguladas por nuestro reloj biológico ubicado en el núcleo supraquiasmático del cerebro. En general, la producción de melatonina por parte del organismo es inhibida en presencia de luz y activada por la oscuridad, alcanzando su concentración máxima en mitad de la noche. Por este motivo, la melatonina es conocida como “la hormona de la oscuridad”, formando parte del grupo de señales que regulan el ciclo circadiano. Se cree que la melatonina actúa dando indicaciones al organismo de la hora del día (durante el periodo circadiano nocturno) y de las estaciones del año (según la duración del fotoperiodo diario), y en base a estas indicaciones, el organismo produce respuestas fisiológicas que se adaptan a las condiciones ambientales.

Se ha establecido una relación directa entre la producción de melatonina y la inducción del sueño en humanos, además de su importante papel regulador de los ciclos de sueño y vigilia. Por esta razón, la melatonina se utiliza para ajustar el reloj biológico, es decir, se utiliza frecuentemente para combatir los desajustes horarios provocados por largos viajes (Jet lag), para ajustar los ciclos de sueño-vigilia en personas cuyos horarios de trabajo cambian (turnos de día y de noche) y para ayudar a conciliar el sueño en personas que sufren de insomnio (independientemente de su causa).

Estudios científicos han puesto de manifiesto, que las personas que sufren de insomnio suelen producir menos cantidad de melatonina que las que duermen correctamente. Estos resultados sugieren que existe una relación directa entre trastornos del sueño y niveles bajos de melatonina endógena. La importancia de la melatonina para conciliar y mejorar el sueño es indudable, y por esta razón, el aporte de melatonina exógena antes de dormir, es una excelente solución para alcanzar niveles de melatonina “normales” y volver a tener una calidad de sueño óptima.

Se han realizado numerosos estudios clínicos con diferentes dosis de melatonina, llegando hasta 5mg diarios durante 12 meses, y las conclusiones fueron que no se observaron ningún tipo de efectos secundarios, lo que demuestra que Sleeply es un producto muy seguro y bien tolerado por el organismo. En el caso de tomar una dosis más elevada del producto, lo único que se observa es una mayor sensación de somnolencia. No existen evidencias de dependencia, signos de abstinencia o de aparición de “insomnio de rebote” asociados a la administración de melatonina. Contrariamente a los tratamientos con hipnóticoso o benzodiacepinas, la melatonina puede ser tomada durante largos periodos de tiempo y de forma ininterrumpida, gracias a su seguridad y ausencia de efectos secundarios.